Mi post parto (1 año después)

Hace algo más de un año di a luz a Irene.

Todavía tengo el recuerdo vivo de ese post parto.

Las noches de Julio y Agosto en Madrid. Noches largas con mi bebé en mi pecho, cambiando pañales, observando su respiración.

Dolor en los pechos. Ese pecho que nutre y alimenta a un bebé, pero que duele terriblemente. Que se llena, que se endurece, que se calienta, que lanza leche para todos lados.

Y los puntos! Puff, no podía creer que me hubiesen cosido en la parte más íntima de mi cuerpo. Y esa sangre que derramas durante días.

Las hormonas, que andan a sus anchas en tu cuerpo y en tu mente, toqueteando lo todo, desordenando el desorden. Te hacen vulnerable, te hacen frágil, te hacen feliz y  triste a partes iguales.

El post parto no es algo agradable, las cosas como son. Tu cuerpo no es lo que fue nunca, tus noches y tus días tampoco volverán a ser lo que eran.

Pero…porque, aquí debe ir un pero, no?

Pero, lo que yo sentía al ver a mi preciosa bebe, eso es algo indescriptible.

Por un lado asombro, ese pequeño ser estaba dentro de mi, alimentándose de mi, creciendo en mi, eramos un cuerpo y dos corazones latiendo. Y solo pensaba en lo perfecta y maravillosa que es la naturaleza. Lo que somos capaces de hacer como seres.

Por otro lado el más inmenso miedo nunca antes sentido. Respira? se mueve? tendrá hambre? tendré suficiente leche? seré buena madre? podré con todo esto? este nuevo ser depende de mi y no sé si estaré a la altura.

Seguir tu instinto y dejar todo lo demás a un lado, mi mejor consejo para una puerperia.

Pero al final la mente es sabia y borra de tu recuerdo todo lo malo y se queda con todo lo bueno. El olor de ese bebé recién nacido que es como una droga para la madre. Esa imagen en tu mente de tu bebé que te hacía suspirar de amor incondicional. Y esos días, largos, a su lado sin nada más que hacer que atenderle.

Si volviese a ser puerperia (ahora lo veo todo claro sin hormonas descontroladas en mi y habiendo recuperado mi cuerpo) me dedicaría las 24 horas del día a estar para ese bebé. Solo eso, alimentarlo, mirarlo, besarlo, olerlo… porque no hay nada más importante en ese momento, nada! Todo lo demás que pueda parecer importante, orden, limpieza, familia, incluso una misma, tendrán su momento de recuperación.

Este bebé crecerá y dejará espacio a todo de nuevo. Aunque nunca volverá a ser como era, pero es lo que tiene un nuevo ser en tu vida. Pero no tengas prisa, todo llegará.

IMG_6258

Yo confieso sin vergüenza estar encantada con mi maternidad. Que siento que Irene vino a hacerme inmensamente feliz. Que su risa, sus miradas, sus trastadas, su calor y sus besos babosos son lo mejor de mis días. Obviamente no es lo único, pero sin duda es lo mejor. Que con ella he vuelto a ser niña, a quitarle importancia a las cosas, para quedarme con lo que realmente es importante para mi. He aprendido a quererme y a estar segura de mis decisiones, porque todo lo que hago es con la mejor de las intenciones y escuchando a mi instinto.

Y vosotras mamis, ¿cómo recordáis vuestro puerperio?

Me encantaría leeros y que compartáis conmigo.

Un abrazo fuerte y muy feliz fin de semana.

Paloma

9 comentarios en “Mi post parto (1 año después)

  1. Yo no tengo malos recuerdos, para mi siempre lo diré fue mucho más duro la reincorporación al trabajo y el compaginar TODO, en especial cuando el peque se ponía malito que solía ser muy a menudo y sentir que no das a basto, que no llegas, que no puedes organizare mejor, unido a la preocupación por él…. para mi fueron los momentos más difíciles. Durante el postparto si que dormíamos fatal y me sentía agotada, recuerdo que se me infecto la zona de puntos… pero viví de forma más dura los momentos de vuelta a la vida de estrés.

    Le gusta a 1 persona

    • Cada mamá es un mundo y vivimos cada etapa en nuestras vidas de manera distinta. Yo en cambio tuve la suerte de poder dejar a mi niña con su padre al volver al trabajo y eso me dio muchísima paz. Pero llego a entender lo que dices…. ser madre en general es duro y la conciliación, inexistente! Un abrazo fuerte corazón!

      Me gusta

  2. Qué bonito todo lo que cuentas, yo mi postparto confieso que no lo viví muy bien, muchos puntos, las visitas me agobiaban, fue muy duro,como tú dices lo mejor de todo es ver a nuestros bebes y aprovechar todo lo que se pueda esa etapa, yo tenía un instinto muy fuerte de protección y no me apetecía que nadie de mi familia cogiera a mi hija,excepto mi marido claro; ahora seguro que lo viviría de otra forma estoy segura 🙂

    Le gusta a 1 persona

  3. Yo lo llevé bastante bien y feliz a pesar del megadesgarro que tuve. No me dolió mucho ni los puntos ni la lactancia, sólo la primera noche que se me ingurgitaron los pechos un poco. Lo que si era es engorroso entre la sangre, lavarse cada vez que vas al baño, chorrear leche por todas partes, el cansancio de la anemia… Y luego los cólicos pero para entonces ya estaba recuperada del parto. La verdad no me quejo, mi posparto fue bueno a pesar de todo, no me dio por llorar ni nada de eso aunque la mitad tuve que pasarlo en casa de mis suegros porque uno se puso malo y finalmente se fue… Eso lo llevé regular porque evidentemente es lo último que te apetece que ocurra a los 15 días de nacer tu hijo, y encima tener que estar en casa ajena… Pero por lo demás bien.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias tu comentario. Si es que el post parto es engorroso…para mi los 3 primeros meses fueron duros, supongo que es hasta que te acostumbras…luego todo empieza a ir mejor. Un abrazo fuerte

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s